La lucha contra el círculo vicioso de la pobreza

La Universidad de Piura (Perú), obra corporativa del Opus Dei, ha recuperado de la desnutrición a medio millar de niños procedentes de las zonas más pobres de Piura.

Iniciativas sociales

El Dr. Gerardo Castillo, Director del Área Departamental de Ciencias Biomédicas y Jefe del Programa de Recuperación Nutricional, cuenta que la Universidad de Piura decidió centrar su atención en uno las zonas de mayor desnutrición del departamento, en el Medio Piura, intentando involucrar a los principales actores de Piura. “Siempre se habla de recuperar el 46% de niños desnutridos en Piura y siempre se han tomado acciones pero aisladas, entonces era el momento de integrar a todos y hacer algo”.

Programa integralEn enero del 2008 se inició el Programa de Recuperación Institucional y, en un proyecto financiado por el Gobierno de Navarra y Properú, concluyó en diciembre del 2010. “Desde el principio se intentó ejecutar un programa social completo que implique un desarrollo social integral”, afirma Castillo.

El programa se inició al darse cuenta que existía un déficit intelectual en los niños; y, en relación a la nutrición, al percatarse que no era suficientes los alimentos que daba PRONAA (Programa Nacional de Asistencia Alimentaria). Así es como fomentaron, principalmente en las madres, la capacidad de conseguir sus propios alimentos: se empezó con la crianza de patos y cuyes, y en el cultivo de alimentos a través de biohuertos. ¿Qué y cómo se hizo? Como parte del programa, se elaboró inicialmente un diagnóstico del estado nutricional de todos los niños del Medio Piura menores de 5 años, así como los factores sanitarios que suelen empeorar esta enfermedad, como diarrea y parasitosis intestinal.Con este diagnóstico se trazó un plan de trabajo que tenía los siguientes pilares: 1) Vigilancia Nutricional, 2) Atención médica gratuita tanto a las madres gestantes como a los niños, 3) Recuperación del déficit intelectual, 4) Educación Materna, 5) Autosostenimiento Alimentaria, 6) Fortalecimiento de las organizaciones comunales de base. De todos ellos el pilar más importante fue la educación de las madres en el cuidado de la higiene personal y la prevención de enfermedades intestinales. Asimismo, se les capacitó en la preparación de alimentos a bajo costo pero con alto potencial nutritivo.

También se ayudó a mejorar la autoestima a las madres del programa, trabajando bajo el concepto de que la mujer es la clave del proceso. Para ello, lo primero que se hizo fue facilitarles la obtención de su Documento Nacional de Identidad (DNI) ya que un importante número de mujeres no lo tenía. Luego se procedió a desarrollar un Programa de  Alfabetización, con una asistencia sorprendente de parte de todas las mujeres.

Un problema que se solucionó: por una temporada que el PRONAA no abasteció de alimentos, los encargados del proyecto pensaron que los niños empezarían a bajar de peso; pero no, las madres a esas alturas ya estaban muy bien educadas para alimentarlos.

Las acciones plasmadas en resultadosTodo lo anterior contribuyó a que, en casi 3 años, recuperaran al 98% de niños en estado de desnutrición. “Nos dedicamos a niños entre 0 y 5 años porque es la edad donde hay más  deterioro cerebral si a un niño no se le alimenta bien. El daño es enorme y trae secuelas  graves más tarde. Además porque en esta etapa es más riesgoso que la pobreza se convierta en un círculo vicioso”, afirma el Dr. Castillo.

A parte de este palpable logro, se consiguió también una recuperación intelectual al 82%. “Se equipó de profesionales que desarrollaron diversos programas en las postas médicas y en los once PRONEI para niños de 0 a 3 años”, concluye Castillo.La alianza, una realidadEn este programa se ha logrado concertar esfuerzos de instituciones públicas y privadas de la región Piura, que en alianza estratégica han apostado por la recuperación de estos niños. Se integraron a los padres de familia, las promotoras de salud, las instituciones gubernamentales (Ministerio de Salud, Ministerio de la Producción, Ministerio de la Mujer, Ministerio de la  Educación), regionales (Gobierno Regional), Locales (Municipalidad de Piura) y empresa privada.En el 2009, este "Programa integral de recuperación nutricional dirigido a niños desnutridos de las zonas pobres de Piura, Perú" ocupó el primer lugar en la V edición del Concurso Iniciativas solidarias de Telefónica que versaba sobre actividades dirigidas a la niñez. “Significó un reconocimiento a la labor de la Universidad y un demostrar al país que sí se puede hacer un trabajo integral, que si se tienen las cosas claras, todo sale bien”, afirma el Dr. Castillo.

“La universidad puso ciencia, alumnos y profesionales. Pero cada institución hizo su papel, tuvo que poner de su parte. Se consiguió involucramiento por la garantía de sostenibilidad en el tiempo, que además fortaleció la participación directa entre los actores desde el principio”, aseveró Castillo.Datos

 

• Los 507 niños beneficiados son de 14 caseríos de la margen derecha del río Piura: San Fernando, Valle Hermoso, Ejidos de Huan, Ejidos del Norte, La Mariposa, El Molino, La Palma, La TEA, Curumuy, El Cerezal, San Juan de Curumuy, Curumuy Lágrimas, Cieneguillo La Merced y Cieneguillo Santa Fe