La experiencia de dos musulmanes y un ortodoxo turco en la Residencia Nideck

Alik, Timur y Kami son tres estudiantes que residen en Nideck, una residencia de Estrasburgo (Francia), dirigida por miembros del Opus Dei. En esas residencias conviven habitualmente estudiantes de diversas razas, culturas, religiones y modos de pensar. Alik y Timur, musulmanes, son originarios de Kabardino-Balkaria (República del Cáucaso). Kami es un ortodoxo turco.

En primera persona

¿Por qué habéis elegido para vivir una residencia dirigida por católicos? 

Alik: Sí, verdaderamente, a alguno puede parecerle paradójico que un joven musulmán viva una residencia católica; pero no lo es. Al contrario: pone de manifiesto que personas de diversas culturas y religiones son capaces de entenderse y vivir en armonía. ¿Por qué he elegido Nideck? Pues para demostrarle a muchas personas que conozco, y al mundo, que es algo posible. Me siento satisfecho con mi elección y estoy agradecido a esta residencia y a las personas del Opus Dei que la dirigen.

Timur: Es una residencia bien organizada y me parece que es un lugar ideal para un estudiante. Puedes trabajar en un ambiente amigable -incluso familiar, diría yo-, entre personas que siempre están dispuestas a ayudarte. 

Kami: Bueno… En realidad, cuando llegué a Estrasburgo, las clases habían comenzado y muchas residencias estaban completas; así que decidí venirme a vivir a Nideck, sin prestarle demasiada atención al hecho de que tuviera relación con el Opus Dei o no.

¿Cúal ha sido vuestra experiencia, ahora que conocéis más de cerca el catolicismo?

Alik: Que tenemos muchas cosas en común, cuando quieres vivir de forma recta y preocupándote por los demás.

Alik y Timur

Timur: Yo solo tengo buenas experiencias; y he visto que no hay unas diferencias tan grandes entre las ideas que propone el catolicismo y el Islam.

Kami: Por lo que yo he visto, el catolicismo se basa en unas reglas bastante estrictas, pero lógicas. Pienso que esa lógica hace que la gente siga la religión.

¿Habéis experimentado algún tipo de presión para que os convirtáis al catolicismo, alguna crítica o desprecio hacia vuestra fe? 

Kami en bici

Timur: ¡En absoluto!

Alik: No ha habido ninguna presión, crítica o desprecio hacia mi fe. Esa pregunta me hace reír, incluso.

Kami: Aunque Nideck sea una residencia católica, nunca he visto el mínimo desprecio hacia mi religión. Todo el mundo puede practicar la suya con plena libertad.

¿Qué pensáis de la Iglesia Católica?

Alik (con expresión sorprendida): Me gusta el hecho de que la Iglesia ayude a millones de personas y no se quede en meras declaraciones teóricas. Y aprecio particularmente su reacción ante la injusticia.